Actualidad (516)
Rosario de la Frontera

VUELVE LA INSEGURIDAD.

Dos hechos de inseguridad vuelven a poner en alerta a la ciudad termal.



Ayer por la noche se produjeron dos hechos de inseguridad en Rosario de la Frontera, sin duda el más relevante fue un intento de asalto a un profesor con arma blanca, el profey un compañero fueron a comer al local de Papiruchi ubicado en Güemes 260 de esa ciudad, cuando caminaban hacia el local de comidas en la intersección de calle Belgrano y 20 de febrero dos personas de sexo masculino se acercaron, uno con arma blanca (cuchillo de considerable tamaño) le pidieron celulares, plata y todo lo que poseían de valor, pudieron escaparse corriendo, mientras que eran perseguidos por los malvivientes, llamaron a la policía, un móvil se acercó al lugar, no pudieron dar con su paradero, al llegar a la comisaría el uniformado que lo atendió no le tomó la denuncia porque aludía que no sufrieron daños y el robo no se ejecutó, según los dichos de la persona damnificadas.
El otro hecho ocurrió en la misma esquina, un comerciante sufrió la ruptura del parabrisas de su camión horas más tarde del intento de robo, Si bien se desconoce que estas personas tengan relación con los dos hechos de violencia tienen algo en común, dos masculinos en moto.

#RosarioDeLaFrontera VUELVE LA INSEGURIDAD.Dos hechos de inseguridad vuelven a poner en alerta a la ciudad termal.Ayer por la noche se produjeron dos hechos de inseguridad en Rosario de la Frontera, sin duda el más relevante fue un intento de asalto a un profesor con arma blanca, el profey un compañero fueron a comer al local de Papiruchi ubicado en Güemes 260 de esa ciudad, cuando caminaban hacia el local de comidas en la intersección de calle Belgrano y 20 de febrero dos personas de sexo masculino se acercaron, uno con arma blanca (cuchillo de considerable tamaño) le pidieron celulares, plata y todo lo que poseían de valor, pudieron escaparse corriendo, mientras que eran perseguidos por los malvivientes, llamaron a la policía, un móvil se acercó al lugar, no pudieron dar con su paradero, al llegar a la comisaría el uniformado que lo atendió no le tomó la denuncia porque aludía que no sufrieron daños y el robo no se ejecutó, según los dichos de la persona damnificadas.El otro hecho ocurrió en la misma esquina, un comerciante sufrió la ruptura del parabrisas de su camión horas más tarde del intento de robo, Si bien se desconoce que estas personas tengan relación con los dos hechos de violencia tienen algo en común, dos masculinos en moto.

Publiée par MAGO Producciones sur Lundi 3 février 2020

Deja tu comentario